por Curt Dombek

Los importadores estadounidenses y sus proveedores respiraron un suspiro de alivio este mes después de que Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos anunciara que no se llevaría a cabo una reforma que esencialmente habría eliminado la Regla de "la primera venta".

Muchos de los intereses de las compañías de exportación y de distribución en los Estados Unidos dependían sobre dicha decisión. La Regla ha permitido a las compañías que procuran bienes de países en desarrollo para revenderlos a compradores estadounidenses, el uso del precio del mercado que le fue pagado al fabricante del país en desarrollo como la base para la valoración que lleva a cabo Aduanas para la importación de bienes en los Estados Unidos; ésto siempre y cuando los bienes hayan sido adquiridos de dicho fabricante " para su exportación a los Estados Unidos."

La Regla otorga beneficios considerables a distribuidores y a comerciantes latinoamericanos que procuran bienes para exportar a los Estados Unidos cuando dichos distribuidores o comerciantes llevan a cabo "drop shipments" en países en desarrollo como China para sus clientes o centros de distribución en los Estados Unidos. 

Cuando una transacción cae dentro del supuesto de la Regla, el impuesto de Aduanas de los Estados Unidos es calculado sobre el precio que fue pagado al fabricante del país en desarrollo, en lugar del precio de reventa pagado por el comprador estadounidense. El ahorro en el pago de impuestos es significativo, especialmente en productos sujetos a tasas de impuesto altas. Importadores de ropa y minoristas hubieran sufrido consecuencias graves si la Regla se hubiese eliminado.

Compañías latinoamericanas deben reexaminar sus cadenas de suministro y sus modelos de distribución para asegurarse que sus ventas en países en desarrollo hacia los Estados Unidos estén estructuradas de tal manera que los gastos de importación sean mínimos. La Regla de "la primera venta" no será modificada o eliminada en un futuro cercano, por lo que las compañías no deben pasar por alto el ahorro de impuestos tan significativo que la Regla puede proporcionar. 

Si tiene preguntas acerca de los beneficios que la Regla pudiera brindar a su compañía o dudas sobre si ciertas transacciones caen dentro del supuesto de la Regla, el equipo de comercio internacional de Sheppard Mullin puede ayudarle.