En julio de 2007, el Presidente Felipe Calderón lanzó el Programa nacional de infraestructura  (PNI) con objeto de aumentar la cobertura, calidad y competitividad de la infraestructura de México. A través de la inversión en infraestructura, México busca mejorar su posición en la región y en el mundo. Este programa, proyectado de 2007 a 2012, necesita $230 mil millones de dólares americanos, provenientes de la inversión federal y privada, para financiar 480 proyectos de infraestructura. Ahora, aproximadamente a la mitad del programa, todavía hay muchas oportunidades de abastecimiento para las empresas estadounidenses. 
 

De acuerdo con el Presidente Calderón, la inversión en infraestructura es el camino al desarrollo económico, social y humano. El objetivo del programa es colocar a México dentro del 20% más alto del Índice de Competitividad en Infraestructura del Foro Económico Mundial antes del 2030. En 2007, México calificó en el lugar 64 de entre 125 países (ahora está en el lugar 69). En un principio, el objetivo del Presidente Calderón era hacer que México fuera tan competitivo como Corea, España y Malasia en los próximos 20 años. México está aplicando una estrategia a largo plazo no sólo para aumentar su competitividad mundial, sino también para impulsar un desarrollo nacional balanceado, con objeto de mejorar el acceso a los servicios públicos y generar empleos.

El programa identifica proyectos de infraestructura en varios sectores, como el energético, medio ambiente, transporte, telecomunicaciones, seguridad y turismo. El mayor sector es el energético, que se estima recibirá aproximadamente el 47% de todas las inversiones, con objeto de lograr una producción petrolera de por lo menos 2.5 millones de barriles por día y mantener la producción de gas natural de aproximadamente 5 mil millones de pies cúbicos por día. El programa identifica que se construirán 17,598 kilómetros de nuevas carreteras y caminos rurales y 1,418 kilómetros de vías férreas. El programa indica que se requieren cinco nuevos puertos y 3 nuevos aeropuertos, conjuntamente con la modernización adicional de 22 puertos y 31 aeropuertos. La gran inversión en el sector de las telecomunicaciones va dirigido a aumentar la cobertura de líneas móviles y el uso de Internet, y una inversión significativa en el suministro de agua y servicios sanitarios aumentará el agua potable al 92% y el drenaje al 88%. Los proyectos de infraestructura descritos en el programa son oportunidades para las empresas norteamericanas de obtener contratos como contratistas, subcontratistas o proveedores. Hacia el final de 2009, se habrán invertido en el programa $94 mil millones de dólares americanos.

El 19 de noviembre de 2009, dirigentes mexicanos se reunieron en la Conferencia de infraestructura en México: Archivo de proyectos de infraestructura para 2010, patrocinada por la Cámara de Comercio México–Estados Unidos y Banobras, el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos. La conferencia sin precedentes se sostuvo en Nueva York y fue una petición de México para que el sector privado se uniera a un esfuerzo acelerado para desarrollar proyectos de infraestructura en los años restantes de este programa y del cargo del Presidente Calderón. Los Secretarios de México y los representantes de las agencias federales se reunieron por primera vez para describir los recientes cambios políticos, legales y monetarios que se han implementado para hacer los proyectos más atractivos a los posibles inversionistas. También se presentaron y se habló de proyectos de infraestructura multimillonarios que aún no han comenzado.

Con el fin de acelerar la agenda en infraestructura, que se alentó durante la recesión económica, el gobierno de México ha establecido varios nuevos cambios normativos. Primero, se ha presentado una nueva ley sobre las asociaciones privadas al Congreso de México, con objeto de lograr una reducción del 15% en los costos de construcción. Los ahorros se lograrán al acelerar la preparación de proyectos y aumentar la certidumbre para los inversionistas. Además, la Reforma Energética de 2008 otorgó a PEMEX (la empresa petrolera del estado mexicano) un marco legal más flexible que le permite operar más como empresa y hacer negocios con terceros. Por último, los recientes ajustes al marco legal de las AFORES (operadores privados de fondos de ahorro para el retiro) permitirán nuevas inversiones de $6 mil millones de dólares.

Las inversiones para este programa continuarán durante todo el 2010. Se iniciarán cuarenta y seis nuevos proyectos de infraestructura con participación del sector privado, con un total de $11.3 mil millones de dólares americanos. La SCT (Secretaría de Comunicaciones y Transporte de México) iniciará proyectos en 2010, incluyendo la construcción de 2,535 kilómetros de nuevas autopistas y libramientos, la ampliación del puerto de Veracruz y la construcción del aeropuerto de la Riviera Maya. La CONAGUA (Comisión Nacional del Agua) tiene planeado iniciar varios proyectos en 2010. Entre éstos, están los proyectos de los acueductos “El Zapotillo” y “Falcón–Matamoros”, y está programado el inicio de una planta desalinizadora en Ensenada, Baja California, para principios de 2010 con una inversión de 27 millones de dólares americanos. La CFE (Comisión Federal de Electricidad) también tiene proyectos que planea ofrecer a principios de 2010, incluyendo una planta de cogeneración en Salamanca y una planta de generación eléctrica de ciclo combinado en el Valle de México. PEMEX ha asignado miles de millones de dólares a proyectos de infraestructura para 2010, que incluyen proyectos como el mantenimiento de oleoductos, perforación de pozos, extensión de oleoductos, construcción de 35 nuevas instalaciones y mantenimiento de refinerías. 

Este programa es una oportunidad única para que las empresas norteamericanas obtengan trabajo en México cuando la demanda de trabajo en los Estados Unidos está limitada. Este programa exige que continúe el amplio financiamiento por parte del gobierno mexicano, así como los esfuerzos para aumentar la inversión privada. El apoyo a los proyectos de este programa por parte del gobierno mexicano debe garantizar que los proyectos de este programa continúen recibiendo fondos adecuados y sean buenas oportunidades.

Si está interesado en identificar y obtener oportunidades en el sector de infraestructura, el Servicio Comercial de los Estados Unidos – México, parte del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, puede brindarle información a solicitud y asesorías comerciales para apoyar planes de negocio en México. Para visitar el Servicio Comercial de los Estados Unidos – México, haga clic aquí.  Sheppard Mullin tiene experiencia considerable en representar a dueños, contratistas, subcontratistas, y profesionales de diseño con proyectos de infraestructura mundial incluyendo Panamá, las Bahamas y Brasil en América Latina. Para asesoría sobre proyectos de desarrollo, por favor póngase en contacto con Miriam Montesinos en mmontesinos@sheppardmullin.com.